Wifi Free
Watch video
Reservas
GEORGE SAND

GEORGE SAND

George Sand, seudónimo de Aurore Lucile Dupin, nació en París en el año 1804. En noviembre de 1838 partió de viaje a Mallorca con sus hijos y con el músico Frédéric Chopin, a bordo del barco El Mallorquín. Sin duda la pareja más famosa de París de la época. Primero se alojaron en Son Vent (Establiments) y posteriormente en la Cartuja de Valldemossa, hasta el mes de febrero de 1839. El paisaje les maravillaba y el hecho de vivir dentro de una inmensa Cartuja vacía, con un cementerio de los monjes cartujanos, excitaba su fantasía romántica.

jardicartoixa

“Todo cuanto puedan soñar el pintor o el poeta lo ha creado la naturaleza en este lugar” (George Sand).

La parte negativa era el microclima frío y húmedo de Valldemossa, muy perjudicial para la enfermedad de Chopin, la tuberculosis. Esta dolencia, la mentalidad retrógrada de la sociedad mallorquina, el hecho de que Chopin i Sand no fuesen a la iglesia y que, sin estar casados, habitaran un lugar sagrado, les malas lenguas sobre si George Sand fumaba cigarros y llevaba pantalones, todo provocó que la población local los despreciara.

Nadar_-_George_Sand_-_Google_Art_Project

Vivían aislados y eso estimuló su creatividad. Chopin acabó la serie de los 24 Preludios y la Balada núm. 2, compuso una Mazurca y una Polonesa, y empezó el tercer Scherzo. Ella, por su parte, aunque tenía que cuidar de él, ocuparse de las tareas domésticas y educar a sus hijos, trabajó también intensamente, sobretodo en la novela Spiridion, en la cual el protagonista es un monje. En 1841 publicó Un invierno en Mallorca, donde describe sus impresiones sobre el paisaje y el carácter de los habitantes de Valldemossa.

“Mallorca es El Dorado de la pintura (…). Es la verde Helvecia, bajo el cielo de Calabria, con la solemnidad y el silencio de Oriente” (George Sand).

habitaciogeorgesand

Imagen de la celda número 2, donde se conserva el manuscrito autógrafo de George Sand, Un Invierno en Mallorca.

George Sand mantuvo vínculos con demócratas progresistas y celebró el fin de la Monarquía francesa. Luchó por los derechos de las mujeres y por sus ideas políticas. Nadie nos puede ayudar más que ella a definir el espíritu del romanticismo. Murió en 1876 a los 72 años de edad.